¿Ojeras? ¡No, gracias!

¿Ojeras? ¡No, gracias!

 ¿Ojeras? ¡No, gracias!

Diciembre fue, sin duda, uno de los meses más festivos del año pasado: posadas, cenas de fin de año con los amigos, reuniones laborales,  cena del 24, el recalentado del 25, la fiesta de año nuevo… y podemos seguir hasta los tamales en febrero.

Definitivamente estas celebraciones nos traen mucha felicidad y satisfacción, pero también significan agotamiento físico, que en muchas ocasiones se refleja en nuestra piel, principalmente en el contorno de ojos.

Cuando tenemos una noche larga, nuestro cuerpo se deshidrata y activa un mecanismo de defensa para retener la mayor cantidad de agua posible, hinchando los vasos sanguíneos de la piel. Como la piel de nuestros ojos es sumamente delgada, el color rojo de la sangre alcanza a verse a través de ella, el resultado:  las delatoras ojeras, esas manchas moradas que impiden lucir un rostro fresco.

Existen mil y un métodos caseros para disminuirlas, como colocar un gajo de naranja, hielos, bolsas de té de manzanilla y hasta una cuchara sacada del congelador, todo con el objetivo de rebajar la hinchazón. También puedes ocultarlas utilizando corrector para disimular el tono.

Sin embargo, estos métodos no atacan el problema de raíz, la deshidratación. Por ello, la recomendación número uno siempre es tomar mucha agua.

 ¿Ojeras? ¡No, gracias!

Para darle un boost a tu hidratación, te recomendamos utilizar un hidratante específico para esta zona durante el día y la noche como Hydro Boost eye-cream de Neutrogena, recién ganador de los premios de Belleza Glamour 2017. Su matriz con ácido hialurónico crea instantáneamente una reserva de agua y la libera progresivamente cuando la piel lo necesita, fortalece su barrera natural e hidrata por 48 horas continuas.

Genera y sigue una rutina de descanso y procura dormir ocho horas reglamentarias; recuerda que una piel descansada es una piel sana y radiante.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados